Semillas de Dios.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Agosto 21. San Pio X, Pontífice.Pedisteis un rey, siendo así que el Señor es vuestro rey.Señor, el rey se alegra por tu fuerza.¿Vas a tener a tú envidia porque yo soy bueno?.

 
Miércoles de la 20ª semana durante el año.


PRIMERA LECTURA

Pedisteis un rey, siendo así que el Señor es vuestro rey

Lectura del libro de los Jueces 9, 6-15
 
En aquellos días, los de Siquén y todos los de El Terraplén se reunieron para proclamar rey a Abimelec, junto a la encina de Siquén .
 
En cuanto se enteró Yotán, fue y, en pie sobre la cumbre del monte Garizín, les gritó a voz en cuello:
 
-«¡Oídme, vecinos de Siquén, así Dios os escuche!
 
Una vez fueron los árboles a elegirse rey, y dijeron al olivo:
 
"Sé nuestro rey."
 
Pero dijo el olivo:
 
"¿Y voy a dejar mi aceite, con el que engordan dioses y hombres, para ir a mecerme sobre los árboles?"
 
Entonces dijeron a la higuera:
 
"Ven a ser nuestro rey."
 
Pero dijo la higuera:
 
¿Y voy a dejar mi dulce fruto sabroso, para ir a mecerme sobre los árboles? "
 
Entonces dijeron a la vid:
 
"Ven a ser nuestro rey."
 
Pero dijo la vid:
 
"¿Y voy a dejar mi mosto, que alegra a dioses y hombres, para ir a mecerme sobre los árboles?"
 
Entonces dijeron a la zarza:
 
"Ven a ser nuestro rey."
 
Y les dijo la zarza:
 
"Si de veras queréis ungirme rey vuestro, venid a cobijaros bajo mí sombra; y si no, salga fuego de la zarza y devore a los cedros del Líbano."»
 
Palabra de Dios.

Salmo 20, 2-3. 4-5. 6-7

R. Señor, el rey se alegra por tu fuerza.
 
Señor, el rey se alegra por tu fuerza, ¡y cuánto goza con tu victoria! Le has concedido el deseo de su corazón, no le has negado lo que pedían sus labios. R.
 
Te adelantaste a bendecirlo con el éxito, y has puesto en su cabeza una corona de oro fino.
Te pidió vida, y se la has concedido, años que se prolongan sin término. R.
 
Tu victoria ha engrandecido su fama, lo has vestido de honor y majestad.
Le concedes bendiciones incesantes, lo colmas de gozo en tu presencia. R.
 
EVANGELIO

¿Vas a tener a tú envidia porque yo soy bueno?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 20, 1-16a
 
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
 
-«El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña.
 
Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña.
 
Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo:
 
"Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido."
 
Ellos fueron.
 
Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo.
 
Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo:
 
"¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?"
 
Le respondieron:
 
"Nadie nos ha contratado."
 
Él les dijo:
 
"Id también vosotros a mi viña."
 
Cuando oscureció, el dueño de la viña dijo al capataz:
 
"Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros."
 
Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno.
 
Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno.
 
Entonces se pusieron a protestar contra el amo:
 
"Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno.
 
Él replicó a uno de ellos:
 
"Amigo, no te hago ninguna injusticia.
 
¿No nos ajustamos en un denario?
 
Toma lo tuyo y vete.
 
Quiero darle a este último igual que a ti.
 
¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos?
 
¿0 vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?'
 
Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos.»
 
Palabra del Señor
 


San Pio X, Pontífice.

21 de agosto


José Sarto, después Pío X, nació en Riese, poblado cerca de Venecia, Italia en 1835 en el seno de una familia humilde siendo el segundo de diez hijos.

Todavía siendo niño perdió a su padre por lo que pensó dejar de estudiar para ayudar a su madre en los gastos de manutención de la familia, sin embargo ésta se lo impidió y pudo continuar sus estudios en el seminario gracias a una beca que le consiguió un sacerdote amigo de la familia.

Una vez ordenado fue vicepárroco, párroco, canónigo, obispo de Mantua y Cardenal de Venecia, puestos donde duró en cada uno de ellos nueve años.
 
Bromeando platicaba que solamente le faltaban nueve años de Papa.

Muchas son las anécdotas de este santo que reflejan tanto su santidad como su lucha por superar sus defectos, entre ellas destacan tres:

Siendo Cardenal de Venecia se encontró con un anciano al que la policía le había quitado el burro que tenía para trabajar.
 
Al enterarse el Cardenal se ofreció a pagar la multa que le cobraban y a acompañarlo a recoger el burro porque exigían al anciano que lo respaldara una persona de confianza.
 
Ante la negativa del anciano para que lo acompañara el Cardenal afirmó que si una obra buena no costaba no merecía gran recompensa

Cuando era un sacerdote joven, José Sarto, estando con su hermana se quejó de dolor de muelas lo que provocó que ella lo criticara y lo tachara de quejoso y flojo respondiéndole con una bofetada.
 
Sintiéndose avergonzado se disculpó por ser tan violento, defecto que fue corrigiendo.
 
Asimismo, una vez de visita en el Colegio de San Juan Bosco fue invitado a almorzar en la pobreza de ese colegio, donde al salir buscó un mejor lugar para comer, aunque después se volvió más y más sacrificado.

En 1903 al morir León XIII fue convocado a Roma para elegir al nuevo Pontífice.
 
En Roma no era candidato para algunos por no hablar francés y él mismo se consideraba indigno de tal nombramiento.

Durante la elección los Cardenales se inclinaron en principio y por mayoría por el Cardenal Rampolla.
 
Sin embargo el Cardenal de Checoslovaquia anunció que el Emperador de Austria no aceptaba al Cardenal Rampolla como Papa y tenía el derecho de veto en la elección papal.
 
Por lo que el Cardenal Rampolla retiró su nombre del nombramiento.
 
Reanudada la votación los Cardenales se inclinaron por el Cardenal Sarto quien suplicó que no lo eligieran hasta que una noche una comisión de Cardenales lo visitó para hacerle ver que no aceptar el nombramiento era no aceptar la voluntad de Dios.
 
Aceptó pues convencido de que si Dios da un cargo, da las gracias necesarias para llevarlo a cabo.

Escogió el nombre de Pío inspirado en que los Papas que eligieron ese nombre habían sufrido por defender la religión.

Tres eran sus más grandes características:
 
La pobreza:
 
Fue un Papa pobre que nunca fue servido más que por dos de sus hermanas para las que tuvo que solicitar una pensión para que no se quedaran en la miseria a la hora de la muerte de Pío X.
 
La humildad:
 
Pío X siempre se sintió indigno del cargo de Papa e incluso no permitía lujos excesivos en sus recámaras y sus hermanas que lo atendían no gozaban de privilegio alguno en el Vaticano.
 
La bondad:
 
Nunca fue difícil tratar con Pío X pues siempre estaba de buen genio y dispuesto a mostrarse como padre bondadosos con quien necesitara de él.

Una vez que fue elegido Papa decretó que ningún gobernante podía vetar a Cardenal alguno para Sumo Pontífice.

Dentro de sus obras destaca el combate contra dos herejías en boga en esa época:
 
Modernismo, la cual la combatió en un documento llamado Pascendi estableciendo que los dogmas son inmutables y la Iglesia si tiene autoridad para dar normas de moral.
 
La otra herejía que combatió fue la del Jansenismo que propagaba que la Primera Comunión se debía retrasar lo más posible.
 
En contraposición Pío X decretó la autorización para que los niños pudieran recibir la comunión desde el momento en que entendía quien está en la Santa Hostia Consagrada.
 
 
Este decreto le valió ser llamado el Papa de la Eucaristía.

Fundó el Instituto Bíblico para perfeccionar las traducciones de la Biblia y nombró una comisión encargada de ordenar y actualizar el Derecho Canónico.
 
Promovió el estudio del Catecismo.

Murió el 21 de agosto de 1914 después de once años de pontificado.


Ewtn Internacional, Fé.

 
 
 

 

No hay comentarios: