Semillas de Dios.

jueves, 28 de agosto de 2014

LECTURAS DEL VIERNES XXI DEL T. O. 29 DE AGOSTO EL MARTIRIO DE SAN JUAN BAUTISTA (ROJO).Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los hombres, pero sabiduría de Dios para los llamados.

LECTURAS DEL VIERNES XXI DEL T. O. 29 DE AGOSTO EL MARTIRIO DE SAN JUAN BAUTISTA (ROJO).


"No te está permitido tener por mujer a la esposa de tu hermano".
 


MARTIRIO DE SAN JUAN BAUTISTA


ANTÍFONA DE ENTRADA
(Cfr. Sal 118, 46-47)


Sin temor alguno he expuesto tu ley ante los reyes y he repetido tus preceptos porque en verdad los amo.


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, tú que quisiste que san Juan Bautista fuera el Precursor del nacimiento y de la muerte de tu Hijo, concédenos que, así como él dio la vida como testigo de la verdad y la justicia, también nosotros luchemos con valentía en la afirmación de tu verdad.
 
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.


LITURGIA DE LA PALABRA


Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los hombres, pero sabiduría de Dios para los llamados.
 



De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 1, 17-25
 
 



Hermanos:
 
No me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el Evangelio, y eso, no con sabiduría de palabras, para no hacer ineficaz la cruz de Cristo.
 
En efecto, la predicación de la cruz es una locura para los que van por el camino de la perdición.
 
En cambio, para los que van por el camino de la salvación, para nosotros, es fuerza de Dios.
 
Por eso dice la Escritura:
 
Anularé la sabiduría de los sabios e inutilizaré la inteligencia de los inteligentes.

 
¿Acaso hay entre ustedes algún sabio, algún erudito, algún filósofo?
 
¿Acaso no ha demostrado Dios que tiene por locura la sabiduría de este mundo?
 
En efecto, puesto que mediante su propia sabiduría, el mundo no reconoció a Dios en las obras de su divina sabiduría, quiso Dios salvar a los creyentes mediante la predicación de la locura del Evangelio.
 
Por su parte, los judíos exigen señales milagrosas y los paganos piden sabiduría.
 
Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, que es escándalo para los judíos y locura para los paganos.
 
En cambio, para los llamados, sean judíos o paganos, Cristo es la fuerza y la sabiduría de Dios.
 
Porque la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza de los hombres.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.






Del salmo 32
 


R/. El amor del Señor llena la tierra.

 
Que los justos aclamen al Señor; es propio de los justos alabarlo. Demos gracias a Dios al son del arpa, que la lira acompañe nuestros cantos. R/.
 
Sincera es la palabra del Señor y todas sus acciones son leales. Él ama la justicia y el derecho, la tierra llena está de sus bondades. R/.
 
Frustra el Señor los planes de los pueblos y hace que se malogren sus designios. Los proyectos de Dios duran por siempre, los planes de su amor, todos los siglos. R/.






ACLAMACIÓN (Mt 5, 10)
 
 

R/. Aleluya, aleluya.

 
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos, dice el Señor. R/.





Quiero que me des ahora mismo, en una charola, la cabeza de Juan el Bautista.
 


Del santo Evangelio según san Marcos: 6, 17-29
 



En aquel tiempo, Herodes había mandado apresar a Juan el Bautista y lo había metido y encadenado en la cárcel.
 
Herodes se había casado con Herodías, esposa de su hermano Filipo, y Juan le decía:
 
"No te está permitido tener por mujer a la esposa de tu hermano".
 
Por eso Herodes lo mandó encarcelar.
 
Herodías sentía por ello gran rencor contra Juan y quería quitarle la vida, pero no sabía cómo, porque Herodes miraba con respeto a Juan, pues sabía que era un hombre recto y santo, y lo tenía custodiado.
 
Cuando lo oía hablar, quedaba desconcertado, pero le gustaba escucharlo.
 
La ocasión llegó cuando Herodes dio un banquete a su corte, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea, con motivo de su cumpleaños.
 
La hija de Herodías bailó durante la fiesta y su baile les gustó mucho a Herodes y a sus invitados.
 
El rey le dijo entonces a la joven:
 
"Pídeme lo que quieras y yo te lo daré".
 
Y le juró varias veces:
 
"Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino".
 
Ella fue a preguntarle a su madre:
 
"¿Qué le pido?".
 
Su madre le contestó:
 
"La cabeza de Juan el Bautista".
 
Volvió ella inmediatamente junto al rey y le dijo:
 
"Quiero que me des ahora mismo, en una charola, la cabeza de Juan el Bautista".
 
El rey se puso muy triste, pero debido a su juramento y a los convidados, no quiso desairar a la joven, y enseguida mandó a un verdugo que trajera la cabeza de Juan.
 
 El verdugo fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una charola, se la entregó a la joven y ella se la entregó a su madre.
 
Al enterarse de esto, los discípulos de Juan fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron.
 
Palabra del Señor.
 
Gloria a ti, Señor Jesús.





ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Por estos dones que te presentamos, concédenos, Señor, seguir rectamente tus caminos, como enseñó san Juan Bautista, la voz que clama en el desierto, y confirmó valerosamente derramando su sangre. Por Jesucristo, nuestro Señor.


PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.

 
Porque en la persona de su Precursor, Juan el Bautista, alabamos tu magnificencia, ya que lo consagraste con el más grande honor entre todos los nacidos de mujer.
 
Al que fuera, en su nacimiento, ocasión de gran júbilo, y aun antes de nacer saltara de gozo ante la llegada de la salvación humana, le fue dado, sólo a él entre todos los profetas, presentar al Cordero que quita el pecado del mundo.
 
Y en favor de quienes habrían de ser santificados, lavó en agua viva al mismo autor del bautismo, y mereció ofrecerle el supremo testimonio de su sangre. Por eso, unidos a los ángeles, te alabamos continuamente en la tierra, proclamando tu grandeza sin cesar:
 
Santo, Santo, Santo…

 
 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN
(Cfr. Jn 3, 27. 30)


Refiriéndose a Jesús, Juan Bautista decía a sus discípulos:
 
Es necesario que Él crezca y que yo venga a menos.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Al celebrar el martirio de san Juan Bautista, concédenos, Señor, venerar el misterio de los sacramentos de salvación que hemos recibido y alegrarnos por sus frutos.
 
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
AMÉN.
 
 
 

No hay comentarios: