Semillas de Dios.

domingo, 28 de septiembre de 2014

LECTURAS DOMINGO XXVI T. O. 28 DE SEPTIEMBRE (VERDE).Cuando el pecador se arrepiente, salva su vida. Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere; muere por la maldad que cometió.

LECTURAS DOMINGO XXVI T. O. 28 DE SEPTIEMBRE (VERDE)


¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?




RESPUESTAS DE FE S.D.A.         
SAN WENCESLAO MÁRTIR


ANTÍFONA DE ENTRADA
(Dn 3, 31.29. 30. 43. 42)


Todo lo que hiciste con nosotros, Señor, es verdaderamente justo, porque hemos pecado contra ti y hemos desobedecido tus mandatos; pero haz honor a tu nombre y trátanos conforme a tu inmensa misericordia.


ORACIÓN COLECTA


Señor Dios, que manifiestas tu poder de una manera admirable sobre todo cuando perdonas y ejerces tu misericordia, multiplica tu gracia sobre nosotros, para que, apresurándonos hacia lo que nos prometes, nos hagas partícipes de los bienes celestiales.
 
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.


LITURGIA DE LA PALABRA


Cuando el pecador se arrepiente, salva su vida.



Del libro del profeta Ezequiel: 18, 25-28



Esto dice el Señor:
 
 "Si ustedes dicen: ‘
 
No es justo el proceder del Señor’, escucha, casa de Israel:
 
¿Conque es injusto mi proceder?
 
¿No es más bien el proceder de ustedes el injusto?

 
Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere.
 
Muere por la maldad que cometió.
 
Cuando el pecador se arrepiente del mal que hizo y practica la rectitud y la justicia, él mismo salva su vida.
 
Si recapacita y se aparta de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá".

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

 
 




Del salmo 24
 



R/. Descúbrenos, Señor, tus caminos.

 
Descúbrenos, Señor, tus caminos, guíanos con la verdad de tu doctrina. Tú eres nuestro Dios y salvador y tenemos en ti nuestra esperanza. R/.
 
Acuérdate, Señor, que son eternos tu amor y tu ternura. Según ese amor y esa ternura, acuérdate de nosotros. R/.
 
Porque el Señor es recto y bondadoso indica a los pecadores el sendero, guía por la senda recta a los humildes y descubre a los pobres sus caminos. R/.

 


Tengan los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús.
 
 



De la carta del apóstol san Pablo a los filipenses: 2, 1-11
 



Hermanos:
 
Si alguna fuerza tiene una advertencia en nombre de Cristo, si de algo sirve una exhortación nacida del amor, si nos une el mismo Espíritu y si ustedes me profesan un afecto entrañable, llénenme de alegría teniendo todos una misma manera de pensar, un mismo amor, unas mismas aspiraciones y una sola alma.
 
Nada hagan por espíritu de rivalidad ni presunción.
 
Antes bien, por humildad, cada uno considere a los demás como superiores a sí mismo y no busque su propio interés, sino el del prójimo.
 
Tengan los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús.
 
Cristo, siendo Dios, no consideró que debía aferrarse a las prerrogativas de su condición divina, sino que, por el contrario, se anonadó a sí mismo, tomando la condición de siervo, y se hizo semejante a los hombres.
 
Así, hecho uno de ellos, se humilló a sí mismo y por obediencia aceptó incluso la muerte, y una muerte de cruz.
 
Por eso Dios lo exaltó sobre todas las cosas y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre.
 
Para que, al nombre de Jesús, todos doblen la rodilla en el cielo, en la tierra y en los abismos, y todos reconozcan públicamente que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

 


ACLAMACIÓN (Jn 10, 27)


 
 
 
 

R/. Aleluya, aleluya.

 
Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor; yo las conozco y ellas me siguen. R/.





El segundo hijo se arrepintió y fue. – Los publicanos y las prostitutas se les han adelantado en el Reino de Dios.
 



Del santo Evangelio según san Mateo: 21, 28-32.
 
 



En aquel tiempo, Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
 
 "¿Qué opinan de esto?
 
Un hombre que tenía dos hijos fue a ver al primero y le ordenó:
 
‘Hijo, ve a trabajar hoy en la viña’.
 
Él le contestó:
 
‘Ya voy, señor’, pero no fue.
 
El padre se dirigió al segundo y le dijo lo mismo.
 
Éste le respondió:
 
‘No quiero ir’, pero se arrepintió y fue.
 
¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?".
 
 Ellos le respondieron:
 
"El segundo".
 
Entonces Jesús les dijo:
 
"Yo les aseguro que los publicanos y las prostitutas se les han adelantado en el camino del Reino de Dios.
 
Porque vino a ustedes Juan, predicó el camino de la justicia y no le creyeron.
 
En cambio, los publicanos y las prostitutas sí le creyeron.
 
Ustedes, ni siquiera después de haber visto, se han arrepentido ni han creído en él".

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


Se dice Credo.


PLEGARIA UNIVERSAL



Ahora, después de haber proclamado nuestra fe, presentemos nuestra oración confiada al Padre de todos.


Después de cada petición diremos: Escúchanos, Padre.
 
Por la Iglesia, por aquellos que quieren seguir a Jesucristo con fidelidad. Oremos.
 
Por el Papa, por nuestro obispo y por todos los obispos del mundo. Oremos.
 
Por las autoridades civiles y sus colaboradores, que tienen como misión hacer que funcione la vida colectiva. Oremos.
 
Por los hombres y mujeres del mundo entero, principalmente por aquellos que sufren las consecuencias de una riqueza mal repartida. Oremos.
 
Por quienes, movidos por el amor, trabajan por el bien de sus hermanos: los ancianos, los enfermos y los que se encuentran solos. Oremos.
 
Por la paz y la justicia en nuestra patria, que exigen el esfuerzo de todos para alcanzarlas y conservarlas. Oremos.
 
Por los que estamos reunidos en esta Eucaristía, compartiendo la alegría de la fe. Oremos.
Escucha, Padre, nuestra oración. Haznos cada vez más fieles a tu amor, siguiendo el camino de tu Hijo Jesucristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.





ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Concédenos, Dios misericordioso, que nuestra ofrenda te sea aceptable y que por ella quede abierta para nosotros la fuente de toda bendición.
 
Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN
(Cfr. Sal 118, 49-50)


Recuerda, Señor, la promesa que le hiciste a tu siervo, ella me infunde esperanza y consuelo en mi dolor.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Que este misterio celestial renueve, Señor, nuestro cuerpo y nuestro espíritu, para que seamos coherederos en la gloria de aquel cuya muerte, al anunciarla, hemos compartido.
 
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
 
AMÉN.
 
 

No hay comentarios: