Semillas de Dios.

domingo, 28 de septiembre de 2014

LECTURAS LUNES XXVI T. O. 29 DE SEPTIEMBRE SANTOS ARCÁNGELES MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL. (BLANCO). "Yo les aseguro que verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre".

LECTURAS LUNES XXVI T. O. 29 DE SEPTIEMBRE SANTOS ARCÁNGELES MIGUEL, GABRIEL Y RAFAEL. (BLANCO)


"Yo les aseguro que verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre".
 
 



RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SAN MIGUEL, SAN GABRIEL Y SAN RAFAEL ARCÁNGELES.


ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Sal 102, 20)


Bendigan al Señor todos sus ángeles, poderosos ejecutores de sus órdenes, prontos a obedecer su palabra.


Se dice Gloria.


ORACIÓN COLECTA


Señor Dios, que con admirable armonía distribuyes las funciones de los ángeles y de los hombres, concede, benigno, que aquellos mismos que te asisten, sirviéndote siempre en el cielo, sean los que protejan nuestra vida en la tierra. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.


LITURGIA DE LA PALABRA


Miguel y sus ángeles pelearon contra el dragón.
 



Del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan: 12, 7-12
 



En el cielo se trabó una gran batalla:
 
Miguel y sus ángeles pelearon contra el dragón.
 
El dragón y sus ángeles lucharon ferozmente, pero fueron vencidos y arrojados del cielo para siempre.
 
Así, el dragón, que es la antigua serpiente, la que se llama Diablo y Satanás, la que engaña al mundo entero, fue precipitado a la tierra, junto con sus ángeles.
 
Entonces yo, Juan, oí en el cielo una voz poderosa, que decía:
 
"Ha sonado la hora de la victoria de nuestro Dios, de su dominio y de su reinado, y del poder de su Mesías, porque ha sido reducido a la impotencia el que de día y de noche acusaba a nuestros hermanos, delante de Dios.
 
Pero ellos lo han vencido por medio de la sangre del Cordero y por el testimonio que dieron, pues su amor a la vida no les impidió aceptar la muerte.
 
Por eso, alégrense los cielos y todos los que en ellos habitan".

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

 
 




Del salmo 137
 



R/. Te cantaremos, Señor, delante de tus ángeles.

 
De todo corazón te damos gracias, Señor, porque escuchaste nuestros ruegos. Te cantaremos delante de tus ángeles, te adoraremos en tu templo. R/.
 
Señor, te damos gracias por tu lealtad y por tu amor: siempre que te invocamos nos oíste y nos llenaste de valor. R/.
 
Que todos los reyes de la tierra te reconozcan, al escuchar tus prodigios. Que alaben tus caminos, porque tu gloria es inmensa. R/.






ACLAMACIÓN (Sal 102, 21)





R/. Aleluya, aleluya.

 
Que bendigan al Señor todos sus ejércitos, servidores fieles que cumplen su voluntad. R/.





Verán a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.
 



Del santo Evangelio según san Juan: 1, 47-51
 


En aquel tiempo, cuando Jesús vio que Natanael se acercaba, dijo:
 
"Éste es un verdadero israelita en el que no hay doblez".
 
Natanael le preguntó:
 
"¿De dónde me conoces?"
 
Jesús le respondió:
 
"Antes de que Felipe te llamara, te vi cuando estabas debajo de la higuera".
 
Respondió Natanael:
 
"Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel".
 
Jesús le contestó:
 
"Tú crees, porque te he dicho que te vi debajo de la higuera.
 
Mayores cosas has de ver".
 
Después añadió:
 
"Yo les aseguro que verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre".


Palabra del Señor.


Gloria a ti, Señor Jesús.
 


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Te ofrecemos, Señor, este sacrificio de alabanza, llevado ante tu soberana presencia por ministerio de los ángeles, y te pedimos humildemente que lo recibas complacido y hagas que nos sirva para nuestra salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.


PREFACIO



En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.

 
Y no cesar de alabarte, celebrando a tus ángeles y arcángeles, ya que el honor que les tributamos, redunda en tu gloria y proclama tu grandeza; pues, si es digna de admiración la creatura angélica, lo es inmensamente más aquel que la creó.
 
Por Cristo, Señor nuestro.
 
Por Él, adoran tu majestad todos los ángeles, y nosotros, a una con ellos, te adoramos llenos de júbilo, diciendo:
 
Santo, Santo, Santo…





ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Sal 137, 1)


De todo corazón te doy gracias, Señor; te cantaré delante de tus ángeles.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Que nos fortalezca, Señor, el pan celestial con que nos has alimentado, para que caminemos seguros por la senda de la salvación bajo la fiel custodia de los ángeles.
 
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
AMÉN.
 
 

No hay comentarios: