Semillas de Dios.

lunes, 15 de septiembre de 2014

LECTURAS MARTES XXIV DEL T. O. 16 DE SEPTIEMBRE SAN CORNELIO PAPA Y SAN CIPRIANO OBISPO MÁRTIRES (ROJO)."Un gran profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo".

LECTURAS DEL MARTES XXIV DEL T. O. 16 DE SEPTIEMBRE SAN CORNELIO PAPA Y SAN CIPRIANO OBISPO MÁRTIRES (ROJO)


"Un gran profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo".
 
 
SAN CORNELIO Y SAN CIPRIANO


ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Sb 3, 1-2. 3)


Las almas de los justos están en las manos de Dios y no los alcanzará ningún tormento. Los insensatos pensaban que los justos habían muerto, pero están en paz.


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, que en los santos Cornelio y Cipriano diste a tu pueblo pastores llenos de celo y mártires victoriosos, concédenos, por su intercesión, ser fortalecidos en la fe y la constancia y trabajar esforzadamente por la unidad de la Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.


LITURGIA DE LA PALABRA


Ustedes son el cuerpo de Cristo y cada uno es un miembro de él.
 



De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 12, 12-14. 27-31
 



Hermanos:
 
Así como el cuerpo es uno y tiene muchos miembros y todos ellos, a pesar de ser muchos, forman un solo cuerpo, así también es Cristo.
 
Porque todos nosotros, seamos judíos o no judíos, esclavos o libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo, y a todos se nos ha dado a beber del mismo Espíritu.
 
El cuerpo no se compone de un solo miembro, sino de muchos.
 
Pues bien, ustedes son el cuerpo de Cristo y cada uno es un miembro de él.
 
En la Iglesia, Dios ha puesto en primer lugar a los apóstoles; en segundo lugar, a los profetas; en tercer lugar, a los maestros; luego, a los que hacen milagros, a los que tienen el don de curar a los enfermos, a los que ayudan, a los que administran, a los que tienen el don de lenguas y el de interpretarlas.
 
¿Acaso son todos apóstoles?
 
¿Son todos profetas?
 
¿Son todos maestros?
 
¿Hacen todos milagros?
 
¿Tienen todos el don de curar?
 
 ¿Tienen todos el don de lenguas y todos las interpretan?
 
 Aspiren a los dones de Dios más excelentes.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

 
 




Del salmo 99
 



R/. Sirvamos al Señor con alegría.

 
Alabemos a Dios todos los hombres, sirvamos al Señor con alegría y con júbilo entremos en su templo. R/.
 
Reconozcamos que el Señor es Dios, que Él fue quien nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño. R/.
 
Entremos por sus puertas dando gracias, crucemos por sus atrios entre himnos, alabando al Señor y bendiciéndolo. R/.
 
Porque el Señor es bueno, bendigámoslo, porque es eterna su misericordia y su fidelidad nunca se acaba. R/.

 


ACLAMACIÓN (Lc 7, 16)



R/. Aleluya, aleluya.

 
Un gran profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo. R/.





Joven, yo te lo mando: Levántate.



Del santo Evangelio según san Lucas: 7, 11-17
 


En aquel tiempo, se dirigía Jesús a una población llamada Naím, acompañado de sus discípulos y de mucha gente.
 
Al llegar a la entrada de la población, se encontró con que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de una viuda, a la que acompañaba una gran muchedumbre.
 
Cuando el Señor la vio, se compadeció de ella y le dijo:
 
 "No llores".
 
Acercándose al ataúd, lo tocó, y los que lo llevaban se detuvieron.
 
Entonces Jesús dijo:
 
 "Joven, yo te lo mando:
 
Levántate".
 
Inmediatamente el que había muerto se levantó y comenzó a hablar.
 
Jesús se lo entregó a su madre.
 
 Al ver esto, todos se llenaron de temor y comenzaron a glorificar a Dios, diciendo:
 
"Un gran profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo".
 
La noticia de este hecho se divulgó por toda Judea y por las regiones circunvecinas.


Palabra del Señor.


Gloria a ti, Señor Jesús.
 


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Recibe, Señor, los dones de tu pueblo, que te presentamos al conmemorar el sacrificio de tus santos mártires; y te pedimos que el misterio que dio valor en la persecución a los santos Cornelio y Cipriano, nos dé también a nosotros constancia en la adversidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 10, 30. 31)


Todos los cabellos de su cabeza están contados; no tengan miedo, porque ustedes valen mucho más que los pájaros del mundo.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Por este sacramento que hemos recibido, te pedimos, Señor, que, a ejemplo de los santos mártires Cornelio y Cipriano, sostenidos con tu espíritu de fortaleza, podamos dar testimonio de la verdad del Evangelio.
 
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
AMÉN.
 
 
 

No hay comentarios: