Semillas de Dios.

jueves, 2 de octubre de 2014

LECTURAS JUEVES XXVI T. O. 2 DE OCTUBRE LOS SANTOS ÁNGELES CUSTODIOS. (BLANCO).Yo les digo que sus ángeles, en el cielo, ven continuamente el rostro de mi Padre, que está en el cielo.

LECTURAS JUEVES XXVI T. O. 2 DE OCTUBRE LOS SANTOS ÁNGELES CUSTODIOS. (BLANCO)


Yo les digo que sus ángeles, en el cielo, ven continuamente el rostro de mi Padre, que está en el cielo.
 


SANTOS ÁNGELES CUSTODIOS       
ANTÍFONA DE ENTRADA Cfr. Dn 3, 58

Ángeles del Señor, bendigan al Señor; alábenlo y glorifíquenlo eternamente.

ORACIÓN COLECTA

 
Dios nuestro, que en tu admirable providencia envías a tus santos ángeles para custodiarnos, concédenos contar siempre con su protección y gozar eternamente de su compañía.
 
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

 


LITURGIA DE LA PALABRA

 
Yo sé que mi defensor vive.




Del libro de Job: 19, 21-27



Job tomó la palabra y dijo:
 
“Tengan compasión de mí, amigos míos, tengan compasión de mí, pues me ha herido la mano del Señor.
 
¿Por qué se ensañan contra mí, como lo hace Dios, y no se cansan de escarnecerme?

Ojalá que mis palabras se escribieran.
 
Ojalá que se grabaran en láminas de bronce o con punzón de hierro se esculpieran en la roca para siempre.

 
Yo sé bien que mi defensor está vivo y que al final se levanta­rá a favor del humillado.
 
De nuevo me revestiré de mi piel y con mi carne veré a mi Dios.
 
Yo mismo lo veré y no otro, mis propios ojos lo contemplarán.
 
Ésta es la firme esperanza que tengo”.

Palabra de Dios.

    

Te alabamos, Señor.

  

Del salmo 26
 


R/. No me abandones, Dios mío.



Oye, Señor, mi voz y mis clamores y tenme compasión; el cora­zón me dice que te busque y buscándote estoy. R/.

No rechaces con cólera a tu siervo, tú eres mi único auxilio; no me abandones ni me dejes solo, Dios y salvador mío. R/.

La bondad del Señor espero ver en esta misma vida. Ármate de valor y fortaleza y en el Señor confía. R/.



ACLAMACIÓN  Sal 102, 21

 
 
 
R/. Aleluya, aleluya.

Que bendigan al Señor todos sus ejércitos, servidores fieles que cumplen su voluntad. R/.



Sus ángeles en el cielo ven continuamente el rostro de mi Padre, que está en el cielo.




Del santo Evangelio según san Mateo: 18, 1-5. 10



En cierta ocasión, los discípulos se acercaron a Jesús y le pre­guntaron:
 
“¿Quién es el más grande en el Reino de los cielos?”.

Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y les dijo:
 
“Yo les aseguro a ustedes que si no cambian y no se hacen como los niños, no entrarán en el Reino de los cielos.
 
 Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el más grande en el Reino de los cielos.
 
Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, me recibe a mí.

Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, pues yo les digo que sus ángeles, en el cielo, ven continuamente el rostro de mi Padre, que está en el cielo”.
 
Palabra del Señor.
 
Gloria a Ti Señor Jesús.



ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Señor, los dones que te presentamos en honor de tus santos ángeles y concede, benigno, que, por su continua protec­ción, nos veamos libres de los peligros presentes y lleguemos feliz­mente a la vida eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todo poderoso y eterno.

Y no cesar de alabarte, celebrando a tus ángeles y arcángeles, ya que el honor que les tributamos, redunda en tu gloria y proclama tu grandeza; pues, si es digna de admiración la creatura angélica, lo es inmensamente más aquel que la creó.
Por Cristo, Señor nuestro.



Por él, adoran tu majestad todos los ángeles, y nosotros, a una con ellos, te adoramos llenos de júbilo, diciendo:
 
Santo, Santo, Santo…

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Cfr. Sal 137, 1

Te cantaré, Señor, delante de tus ángeles.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

A quienes te dignas alimentar para la vida eterna con tan gran sacra­mento, guíanos, Señor, por el camino de la salvación y la paz, bajo la custodia de los ángeles.
 
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
AMÉN.
 
 

No hay comentarios: