Semillas de Dios.

domingo, 7 de mayo de 2017

Mayo 7. HOMILÍA DEL IV DOMINGO DE PASCUA. *** DOMINGO DEL BUEN PASTOR ***. Ciclo A. Jesús, nuestro buen Pastor nunca nos abandona y nos lleva en sus brazos. Dejémonos llevar por Él. Ese es el camino, para poder encontrar el gozo y la paz. Nosotros fácilmente podemos caer y tropezar. Pero Jesús nos lleva por el verdadero camino. Debemos confiar en Él. Feliz Domingo. Desde Guatemala por: Monseñor Rodolfo Antonio Colominas Arango. *** DÍA DE LA MADRE EN ESPAÑA.***.


Jesús, nuestro buen Pastor nunca nos abandona y nos lleva en sus brazos. Dejémonos llevar por Él. Ese es el camino para poder encontrar el gozo y la paz. Nosotros fácilmente podemos caer y tropezar. Pero Jesús nos lleva por el verdadero camino. Debemos confiar en Él. Feliz Domingo.


DÍA DE LA MADRE EN ESPAÑA. FELICIDADES A NUESTRA MADRE DEL CIELO. Y A TODAS DE LA TIERRA QUE LO CELEBREN.


HOMILIA DEL IV DOMINGO DE PASCUA



1. Este domingo recibe el nombre de *DOMINGO DEL BUEN PASTOR*, porque todos los años nos presenta a Cristo bajo esta figura del Buen Pastor.

2. La comparación del Pastor que va guiando su rebaño, era muy familiar para los Israelitas, ya que los Patriarcas, que fueron las raíces de este Pueblo, tenían el oficio de pastores. Y además, porque Israel siempre fue un pueblo de Pastores.

3. Esta comparación expresa de una manera admirable, dos aspectos que aparentemente son contrarios y que con frecuencia se separan, pero que integran la misión de toda autoridad que se ejerce sobre las personas.

4. Todo Pastor, como toda autoridad, es, a la vez un jefe y un compañero. Le toca dirigir y guiar al rebaño, pero también debe ser un compañero para todo el rebaño, con el que comparte las alegrías, las penas, el calor y el frío. No sería un buen pastor, aquel que solamente es jefe, pero que no acompaña la vida del rebaño.

5. El Pastor, a la vez que es un hombre fuerte, capaz de defender a su rebaño de los animales salvajes, debe ser también delicado y cariñoso con sus ovejas, conociendo el estado y la situación de cada una de ellas; adaptándose a la situación de cada una; llevándolas en brazos cuando están débiles o se sienten cansadas; amando a cada una de las ovejas como si fueran sus hijas.



6. Estos son los dos aspectos aparentemente opuestos, que tiene la misión del Pastor. De suyo estos dos aspectos son inseparables uno de otro, pero desgraciadamente de hecho, se separan muchas veces como si fueran incompatibles.

7. Jesús, el Buen Pastor, supo unir admirablemente estos dos aspectos. Los vivió a plenitud. Por eso Jesús, no solamente es nuestro Buen Pastor, sino que es el modelo de todos aquellos, que dentro de la sociedad humana y sobre todo dentro de la Iglesia, tienen el ministerio de Pastores.

8. El Evangelio que acabamos de escuchar, nos dice que el verdadero pastor, es el que entra al redil de las ovejas por la puerta. No se salta o se mete por otro lado. Esto quiere decir que toda autoridad viene de Dios. No es algo que uno quiera tomar por sí mismo, o que quiera arrebatar a la fuerza.

9. Dios ha ido poniendo Pastores en cada una de las comunidades. Todo pastor debe reconocer que su misión, es una misión que Dios ha puesto en sus manos y ha de esforzarse, por ejercer este servicio de acuerdo a la voluntad de Aquel, que es El pastor de los pastores: Cristo.

10. Si toda autoridad viene de Dios, y de una o de otra manera es ejercida en el nombre de Dios, toda autoridad deberá estar de acuerdo con la voluntad de Dios. Y es en Cristo, el Buen Pastor, en donde encontramos la forma y el modelo, de todo aquel que debe ejercer este oficio de Pastor, en las diversas comunidades.



11. Los Padres de familia, son pastores que han sido puestos a la cabeza, de su pequeño rebaño que es la comunidad familiar. Deben ser cabezas, pero deben vivir el amor y el cariño que los une al resto de la familia. Los Padres de familia deben ser fuertes y valientes, para guiar, defender y cuidar su pequeña grey, pero al mismo tiempo deben ser cariñosos, dialogantes, cercanos y deben estar llenos de paciencia.

12. Cuántos hijos se quejan de sus Padres. No han encontrado en ellos la figura del Buen Pastor. Esta debe ser una hermosa ocasión, de volver los ojos hacia Cristo y aprender del El, la manera cómo se debe guiar el rebaño familiar, para que pueda alcanzar la plenitud de la vida, tanto en lo humano, como en lo cristiano.

13. Pastores son también, las autoridades que guían la comunidad humana. No deben ser pastores para engordarse a sí mismos, ni para comerse como lobos, a las mismas ovejas que han sido encomendadas a su cuidado. El Pastor está al servicio de las ovejas y no deben servirse de ellas, para apacentarse a sí mismos.

14. Una de las razones por las que nuestras comunidades humanas, sufren y tiene problemas está precisamente en la falta de responsabilidad, de aquellos que han sido puestos para cuidar el rebaño de la sociedad humana. No son pastores de acuerdo al corazón de Dios. Desgraciadamente este tipo de autoridades, más que compararse con los pastores, podrían compararse con los lobos, que se han metido al rebaño para matar, destruir y causar estragos.

15. En nuestras sociedades actuales, no se han encontrado pastores que sean lo suficientemente valientes, para cuidar y defender el rebaño de todo aquello que lo está destrozando, sino todo lo contrario, ellos mismos se alían, a quienes diezman a las ovejas y procuran sacar su propia tajada.



16. No deben olvidar los pastores que deben ser jefes, pero que también deben ser compañeros de las ovejas. Lo que quiere decir que no solamente han de pensar en sí mismos, sino que han de pensar y buscar el bien de todo el rebaño.

17. Tenemos que hablar también, de los Pastores en la Iglesia. También nosotros necesitamos volver nuestra mirada hacia, Cristo el Buen Pastor, para poder ejercer el ministerio Pastoral, así como lo ejerce El. Porque nosotros tampoco estamos colocados al frente del rebaño, para servirnos de él.

18. Nosotros los que ejercemos el ministerio Pastoral en la Iglesia, tenemos que recordar constantemente aquellas hermosas palabras de san Agustín: "Para ustedes soy Pastor, pero con ustedes soy oveja”, lo que quiere decir que al mismo tiempo que el ministro de la Iglesia es Pastor, es también oveja que debe dar cuentas, de su vida y de sus obras a Cristo el Pastor de los Pastores.

19. Como Pastores tenemos que defender al rebaño, de todo aquello que lo ataca y lo quiere destruir. Nosotros los Pastores en la Iglesia, tenemos frecuentemente el peligro de querer huir de los problemas, y dejar que el rebaño sea diezmado, tanto material como espiritualmente.

20. El mal y el pecado, están atacando duramente la Iglesia y nosotros los Pastores, tenemos que ayudar a las ovejas a encontrar el verdadero camino, y tenemos que alimentarlas con el alimento de la vida eterna, para que tengan fuerzas para seguir el único camino que nos lleva, hasta el redil Eterno del Padre.



21. Pidamos pues por todos los Pastores de la Iglesia, para que ahora, más que nunca, sepamos dar la vida por nuestras ovejas. Que la cobardía y la comodidad no secuestren, el Espíritu de buenos Pastores que debe identificarnos.

22. Pidamos por todas nuestras autoridades, para que descubran que la autoridad, es un servicio y no una oportunidad, de dar rienda suelta a las bajas pasiones.

23. Pidamos por los Padres de familia, para que sepan cumplir con fidelidad su misión de pastores, cuya influencia es decisiva, para la vida de toda la humanidad. Que todos nosotros, sepamos ser también buenas ovejas, que nos dejemos guiar por El Buen Pastor.










Oración de los fieles

Sacerdote: Oremos a Cristo, a quien Dios ha constituido Pastor de nuestras vidas y pidamosle que nos guíe por sus caminos.
-----------------------------------
Sacerdote: Tú que entregaste tu vida para salvarnos, y velas por cada uno de nosotros, escucha con bondad nuestras oraciones y concédenos lo que con fe te hemos pedido. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


No hay comentarios: