Semillas de Dios.

domingo, 21 de octubre de 2018

Orar con el Evangelio 22 10 2018 (Lucas 12, 13-21). Oración a San Juan Pablo II.


Mensaje del 2 de abril de 2005 en Medjugorje
Ivan Dragicevic estaba en una misión en EE.UU el 2 de abril. Al día siguiente, 3 de abril, domingo de la divina Misericordia, fue a Bangor, Maine, a dar una charla, y observó que todos estaban consternados por la muerte del Santo Padre. 

Ivan le dijo a la audiencia de Maine que la víspera, sábado 2 de abril, estando en una parroquia en New Hampshire, recibió su aparición diaria, justo unas horas después de la muerte del Papa, debido a la diferencia horaria con Europa. 

Explicó luego que cuando la Santísima Virgen se le apareció, estaba sola como de costumbre, pero que luego el mismísimo santo Padre, apareció a la izquierda de la Gospa. Llevaba una larga túnica blanca y una capa dorada. 

Ivan dijo que se le veía muy joven y que ambos, el Santo Padre y la Virgen, estaban muy felices. La Virgen le dijo a Ivan: 

“Él es mi hijo, está conmigo.”


"Cuando la Santísima Virgen se le apareció, estaba sola como de costumbre, pero luego Juan Pablo II apareció a la izquierda de la Gospa. Ambos, el Santo Padre y la Virgen, estaban muy felices. La Virgen le dijo a Iván: «Él es mi hijo, está conmigo»" (2 abril 2005).

Querida familia, en el día de hoy recordamos con gran amor a San Juan Pablo II. La Reina de la Paz se apareció con él, en el día en que el Papa pasó de este mundo al Cielo, 2 de abril de 2005.

San Juan Pablo II es un gran ejemplo para nosotros, y por eso nuestro Grupo de Oración, toma su nombre del lema que él tenía como Papa, añadiendo el nombre de la Reina de la Paz:

TOTUS TUUS REINA DE LA PAZ.

Totus tuus, significa "todo tuyo", y nosotros decimos a nuestra Madre: Somos totalmente tuyos, Reina de la Paz.


* Recomendación para hoy: 

Renueva con amor la entrega total de tu vida, a la Reina de la Paz con la oración de Consagración que Ella nos enseñó:

Oh, Corazón Inmaculado de María, lleno de bondad,
muéstranos Tu amor para con nosotros.


La llama de Tu Corazón, oh María, 
inflama a todos los hombres. 
Te amamos infinitamente. 
Imprime en nuestros corazones  
el verdadero Amor, de modo que tengamos 
un continuo deseo de Tí.
Oh María, de suave y humilde Corazón,
acuérdate de nosotros cuando estemos en pecado,
Tu sabes que todos los hombres pecan.

Concédenos, por medio de Tu Inmaculado y Maternal Corazón, 

que seamos curados de toda enfermedad espiritual.


REINA DE LA PAZ, que siempre podamos contemplar 
la bondad de Tu Corazón Maternal, y nos convirtamos 
por medio de la llama de Tu Corazón. Amén.


Que tengáis un santo día, querido Grupo de Oración, y se renueve profundamente vuestro deseo de entregar toda vuestra vida por la Reina de la Paz. 

Que Ella os bendiga a cada uno con su bendición maternal.

In Ea.

No hay comentarios: