Semillas de Dios.

sábado, 26 de mayo de 2018

Evangelio Domingo 27 mayo 2018. VIII de TO. Ciclo B. (Mateo 28, 16-20). Solemnidad de la Santísima Trinidad. ***Palabra del Señor***.








Santo Rosario: Misterios Gloriosos (Miércoles y Domingos).







Orar con el Evangelio 26 05 2018 (Marcos 10, 13-16). Gracias por ser niño.


Mensaje del 2 de junio de 2011 en Medjugorje
“Queridos hijos, mientras os invito a la oración por quienes no han conocido el amor de Dios, comprenderíais que hablo de muchos de vosotros, si mirarais en vuestros corazones. Con el corazón abierto, preguntaos sinceramente si deseáis al Dios viviente o deseáis apartarlo y vivir según vuestro querer. Mirad a vuestro alrededor, hijos míos, y observad hacia dónde va el mundo, que piensa hacer todo sin el Padre, y que deambula en la tiniebla de la tentación. Yo os ofrezco la luz de la Verdad y al Espíritu Santo. Estoy con vosotros según el plan de Dios: para ayudaros, a fin de que en vuestros corazones triunfe mi Hijo, Su Cruz y Resurrección. Como Madre ansío, y oro, por vuestra unión con mi Hijo y con Su obra. Estoy aquí, ¡decidíos! Gracias”.

Día 16 - Preparación de la Consagración a la Reina de la Paz.



La Paz del Señor, José Luis Domínguez Pascual:
"Yo os ofrezco la luz de la Verdad y al Espíritu Santo. Estoy con vosotros según el plan de Dios: para ayudaros, a fin de que en vuestros corazones triunfe mi Hijo" (2 junio 2011).
La Reina de la Paz, nuestra querida Madre, a la que estamos dedicando tanto amor y tanta atención durante todos los días de preparación para consagrarnos a Ella nos enseña muchas veces que el corazón de nuestra fe es la Eucaristía. 
Por eso también nuestra preparación de este décimo sexto día está dedicada a la Eucaristía. 
1.- Vivir la Misa como encuentro con Jesús vivo
- Muchos de vosotros habéis dado un paso muy importante: comenzar a ir a la Santa Misa diariamente. Muchos habéis dado el paso de comenzar a ir más de lo que íbais, y os acercáis a la Eucaristía varios días en semana. 
- Ahora debéis vivir la Misa como un encuentro con Jesús vivo: estad atentos a que la Santa Misa nunca se convierta para vosotros en una rutina. Ir a la Eucaristía es encontrarse con Jesús vivo, que llena tu vida de su Espíritu, de su Amor. 
- Pide a la Reina de la Paz vivir la Misa con su fe, esperanza y amor: encomiéndate a Ella siempre que participes en la Santa Misa. 
2.- Recibir la Comunión con sumo amor
- El momento más importante de la Eucaristía es cuando recibes la Sagrada Comunión: para ello es importante prepararse bien. 
- Siempre debes estar en gracia de Dios para recibir al Señor en la Comunión: confiésate cuando lo necesites, y siempre al menos una vez al mes. 
- Recibe la Sagrada Comunión con amor, respeto y reverencia: recuerda que estás recibiendo en tu corazón a nuestro Dios y Señor. Sobre todo recibe a Jesucristo con mucho amor. Pide a tu Madre ese amor que Ella tiene hacia su Hijo.



3.- No salir a prisa después de comulgar
- Cuando has recibido al Señor debes tomarte un tiempo para darle gracias y recibirlo en tu corazón. 
- No debes salir a prisa de la Iglesia: permanece un tiempo en el templo adorando al Señor que está dentro de ti y dándole gracias. 
- Procura permancer el resto del día en acción de gracias y en oración para mantener la presencia del Señor en tu interior. 

En este decimosexto día de nuestra preparación para consagrarnos a la Reina de la Paz contemplamos el primer misterio glorioso del Santo Rosario: La resurrección del Señor.

* Recomendación para hoy: adquirir el hábito de encomendarte a la Reina de la Paz siempre que vayas a recibir la Santa Comunión. Perdirle a Ella que reciba a Jesús en tu corazón. 
Querida familia, nos despedimos por hoy. Recibid un fuerte abrazo; os encomendamos de todo corazón en este día de preparación. Que la Reina de la Paz te bendiga con su bendición maternal.
In Ea.


viernes, 25 de mayo de 2018

Evangelio Sábado 26 mayo 2018. Semana VII de TO. Ciclo B. (Marcos 10, 13-16). Los niños tienen más fe que los mayores.*Palabra del Señor*.







Orar con el Evangelio 25 05 2018 (Marcos 10, 1-12). Oración por la fidelidad de los esposos.



Mensaje del 2 de mayo de 2012 en Medjugorje
“Queridos hijos, con amor materno yo os pido: entregadme vuestras manos, permitid que yo os guie. Yo, como Madre, deseo salvaros de la inquietud, de la desesperación y del exilio eterno. Mi Hijo, con su muerte en la cruz, ha demostrado cuanto os ama, se ha sacrificado a sí mismo por vosotros y por vuestros pecados. No rechacéis su sacrificio y no renovéis sus sufrimientos con vuestros pecados. No os cerréis a vosotros mismos la puerta del Paraíso. Hijos míos, no perdáis tiempo. Nada es más importante que la unidad en mi Hijo. Yo os ayudaré, porque el Padre Celestial me envía, para que juntos podamos mostrar el camino de la gracia y de la salvación a cuantos no lo conocen. No seáis duros de corazón. Confiad en mí y adorad a mi Hijo. Hijos míos, no podéis estar sin pastores, que cada día estén en vuestras oraciones. Gracias.”